Seguinos por Email

sábado, 2 de febrero de 2013

TANGO – Julio Sosa cumpliría 86 años

Con el nombre de Julio María Sosa Venturini, nació en la localidad de Las Piedras, departamento de Canelones, Uruguay, el 2 de febrero de 1926, en el matrimonio formado por Luciano Sosa, peón rural, y Ana María Venturini, lavandera. Así nació Julio Sosa.
Venía de muy abajo y jamás negó sus orígenes."Mi padre fue analfabeto y mi madre, sirvienta", siempre contaba y para que no queden dudas, siempre agregaba: "Cuando debuté en Buenos Aires, me tuvieron que prestar un traje".

Apenas terminados los estudios primarios, la pobreza lo llevó a enfrentar la vida con cualquier "changa" que se le presentara. De ese modo, ejerció las más diversas ocupaciones: ayudante de mercachifle, vendedor ambulante de bizcochos, podador municipal de árboles, lavador de vagones, repartidor de farmacia, marinero de segunda en la aviación naval...
Pero sus ambiciones eran otras. Y tras esas ambiciones,  Julio Sosa, intervenía en cuanto concurso de cantores se le pusiera en el camino.  También apareció el amor, que lo condujo al altar con sólo dieciséis años; dos más tarde, se separó de aquella muchacha,   llamada Aída Acosta.
Por entonces, se inició profesionalmente en la ciudad de La Paz (Uruguay) como vocalista de la orquesta de Carlos Gilardoni. Se trasladó luego a Montevideo, para cantar con las de Hugo Di Carlo, Epifanio Chaín, Edelmiro "Toto" D'Amario y Luis Caruso. Con esta última, llegó al disco, donde dejó cinco interpretaciones para el sello Sondor en 1948. Así comenzó su camino al éxito, tratando de emular a su manera al gran Carlitos.
En junio del año siguiente, ya estaba en Buenos Aires cantando en cafés, como el Los Andes, de la esquina de Jorge Newbery y Córdoba. Pare le ya había cumplido el sueño del pibe.
De allí paso en poco tiempo a convertirse en uno de los mejores interpretes el Tango, que al igual que Gardel, no fueron Argentinos.

Al margen del tango y la poesía,  Julio Sosa tuvo otra pasión los automóviles. Fue propietario de un Isetta, un De Carlo 700 y un DKW modelo Fissore; con los tres terminó por chocar, debido a su gusto desmedido por la velocidad. El tercero resultó fatal. Durante la madrugada del 25 de noviembre de 1964, se llevó por delante una baliza luminosa en la esquina de la avenida Figueroa Alcorta y Mariscal Castilla (Buenos Aires). 
Fue internado en el Hospital Fernández y luego trasladado al Anchorena, en el que dejó de existir el día 26 a las 9:30. Sus restos comenzaron a ser velados en el Salón La Argentina y el exceso de público obligó a continuar el velatorio en el Luna Park (legendario estadio de box con capacidad para 25.000 personar). El 24 había cantado por radio su último tango, La gayola. El final parecía profético "pa" que no me falten flores cuando esté dentro "el cajón".
Por ese destino de la vida, los dos mas grandes cantores de Tango, que triunfaron en Argentina Carlos Gardel y Julio Sosa murieron en sendos e inesperados accidente, uno de aviación en Colombia y otro de automovil en Buenos Aires.
Este es el Recuero de Virgi Espectáculos.
SIGAN CON:



SEGUINOS AHORA POR TWITTER, si no tienes inscribe te en:
http://www.jordiweb.com.ar
http://www.twitter.com/ @desdetodoslados

Recomendamos:

MAS DE PRIMERA
Para pensar y meditar
Viajando
Internacional
El diario de Jordi
Jordiweb
Mundial Sudáfrica 2010
Crónica de espectáculos
Noticias Boca Juniors
Escuela de futbol
Noticias del barza
Recetas de cocina










No hay comentarios:

Publicar un comentario